La nueva evidencia que asegura que el uso masivo de mascarillas puede prevenir una segunda ola de COVID-19.

El sentido común nos dice que llevar mascarilla protege de cualquier partícula o patógeno aerotransportado. Sin embargo, hasta hoy no existía suficiente información científica para respaldar esa afirmación. Nueva evidencia proveniente de la Universidad de Cambridge en Reino Unido, sostiene que si todas las personas llevaran mascarilla la mayor parte del tiempo, no se producirían segundas o terceras oleadas de la pandemia de coronavirus. Incluso si el porcentaje de gente que utiliza mascarillas es menor, el índice de propagación del COVID-19 descendería sin necesidad de las medidas más extremas de confinamiento.

El estudio de Cambridge

Un grupo de investigadores británicos de la Universidad de Cambridge elaboró una simulación matemática con 60 millones de personas. Lo ha hecho a partir de datos reales de la población infectada en el Reino Unido y una decena de países europeos antes del uso de mascarillas.

El estudio se centró en la siguiente incógnita: ¿qué grado de adopción de las mascarillas haría falta para bajar el índice de reproducción del virus?

Los resultados

Los resultados del estudio, publicados en la revista científica Proceedings of the Royal Society A, concluyen que si al menos la mitad de la población llevara mascarilla en público, el ritmo de contagio bajaría de un índice de reproducción igual a 1. Otra conclusión es que, en la situación ideal de que el 100% de la población usara la mascarilla, el índice de reproducción se mantendría bajo control por debajo de 0,5. Evitándose una segunda o tercera oleada si las máscaras se complementan con confinamientos puntuales y parciales al menos durante 18 meses.

“Nuestros análisis respaldan la adopción inmediata y universal de las mascarillas”, asegura el principal autor del estudio, Richard Stutt. “Si combinamos el uso masivo de las mascarillas con la distancia física y cierto grado de confinamiento, se podría gestionar de forma asumible la pandemia al tiempo que se recupera la economía mucho antes de que haya una vacuna efectiva”, expresó.

La comunidad científica espera que esta nueva evidencia convenza a los gobiernos de recomendar el uso masivo de mascarillas en sus respectivos países. Inicialmente muchos no lo hicieron debido a la falta de información, el miedo al desabasto de mascarillas del personal sanitario y la relajación de otras medidas, como el distanciamiento físico y la higiene. Sin embargo, ahora ya no hay excusas.

Los beneficios de protegerse con las mascarillas Endur

En México la recomendación y el uso obligatorio del cubrebocas se encuentra establecido en casi todos los estados. En Ciudad de México, por ejemplo, es permanente hasta que no haya una vacuna contra el coronavirus, según afirmó la jefa de gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum Pardo.

En consonancia con los resultados del estudio de Cambridge, las mascarillas Endur son un aliado clave, ya que buscan proteger al usuario de la manera más ética, responsable y segura. La KN95 de Endur cumple estándares de calidad y certificaciones que garantizan el 98% de filtrado de las partículas suspendidas en el aire. Puede ser adquirida en nuestro sitio web: https://shop.endur.mx/tienda/.

Por otro lado, la mascarilla de tela lavable y reutilizable Endur es una opción cómoda y ahora totalmente efectiva, gracias a que está recubierta con tecnología HeiQ Viroblock, con capacidad para inactivar el 99,99% de la carga viral depositada sobre la tela, incluida la familia del coronavirus.